INFLUENCIA LEGÍTIMA

Gestionar la incertidumbre del Brexit

Laurence Modrego y Jorge Villarino hablan para la revista Aral.

Solo un trabajo estructurado va a poder contribuir a reducir la incertidumbre

Solo un trabajo estructurado va a poder contribuir a reducir la incertidumbre

Laurence Modrego y Jorge Villarino hablan para la revista Aral.

El pasado 29 de marzo, la Primera Ministra Británica, Theresa May, activó el popularmente llamado brexit (formalmente el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea) abriendo el mayor reto al que se ha enfrentado el proyecto comunitario desde su existencia. Las implicaciones políticas, sociales y económicas probablemente ni siquiera se han podido dimensionar. En el plano político nos encontramos ante los retos de que un socio, muy particular sin duda, quiera abandonar un club por desafección de sus ciudadanos.

En el ámbito social, el futuro de los ciudadanos europeos presentes en el Reino Unido (polacos principalmente, pero también irlandeses, portugueses, franceses o españoles) supone uno de los principales retos. Y la dimensión económica…

Leer artículo completo

Desperdicio alimentario, políticas públicas y legitimidad social

Artículo publicado en Alimarket dónde Elena Ortiz y Jorge Villarino, consultores de Vinces, nos cuentan sobre el cambio de paradigma en el sector

Desperdicio alimentario, políticas públicas y legitimidad social

Desperdicio alimentario, políticas públicas y legitimidad social

Artículo publicado en Alimarket dónde Elena Ortiz y Jorge Villarino, consultores de Vinces, nos cuentan sobre el cambio de paradigma en el sector


El Mundo logo

Con 1.300 M t de alimentos para consumo humano que se pierden o se desperdician al año en todo el mundo según la FAO, la preocupación en concreto por el desperdicio alimentario está cobrando un espacio en la actualidad del debate político en el sector. A nivel europeo, el pasado 11 de abril se aprobaba por unanimidad en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo el informe que pedía a los Estados Miembros la adopción de medidas para reducir el desperdicio alimentario .

Este informe se suma a la batería de medidas puesta en marcha por la Comisión Europea en los últimos años para concienciar, informar y reducir en última instancia este problema. También en España se ha creado en el Senado una ponencia de estudio sobre desperdicio alimentario y, tras la designación de sus miembros, solo está pendiente que se pongan en marcha los trabajos.

 

Leer artículo completo

El impacto del Brexit en el sector agroalimentario.

Los directivos intensificarán las relaciones institucionales ante las próximas negociaciones.

 
Esta misma semana y tras un proceso parlamentario más farragoso del esperado, la Primera Ministra británica, Theresa May, ha anunciado el “pistoletazo de salida” para el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea, con base en el artículo 50 del Tratado de la Unión. Vienen dos años de duras negociaciones con un Reino Unido que, respondiendo a su tradicional pragmatismo, va a intentar minimizar el impacto, fundamentalmente en el plano económico. Por otro lado, la Unión Europea, en un momento de cuestionamiento institucional y con las elecciones francesas a la puerta, tiene que adoptar un posicionamiento de dureza en la negociación, transmitiendo que salir de la UE no puede ser sencillo ni puede salir gratis; aunque puede ser que no todos nos podamos permitir esa dureza…

Sectores afectados por el Brexit en Reino Unido.

Desde la perspectiva del Reino Unido, son muchos los sectores afectados. El sector financiero, con el exponente de la City, es quizá el ejemplo por excelencia. Basta recordar cómo Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, apeló a un acuerdo transitorio para amortiguar el impacto en los negocios, manteniendo la situación actual hasta al menos 2021. Pero lo cierto es que –como ha señalado el Centre for Economics and Business Research y Open Britain en un estudio el pasado mes de noviembre–  la mayoría de los sectores de la economía británica están vinculados a la Unión Europea.

“el 70% de las exportaciones al Reino Unido provienen de otros Estados miembros de la Unión Europea”

Sin embargo, si hay un sector particularmente afectado en la isla, es el sector agroalimentario que tiene unas cifras muy vinculadas a la UE. Y además de un modo bidireccional. Pensemos que hoy día el 70% de las exportaciones al Reino Unido provienen de otros Estados miembros de la Unión Europea, ocupando un lugar destacado las provenientes de Holanda, Irlanda, Alemania, Francia y España; países que son también los primeros importadores de productos agro del Reino Unido, aunque con un lugar particularmente destacado para Irlanda.

Preocupación en España por el Brexit.

Desde la perspectiva española, el Brexit también es un motivo de preocupación. Basta para ello observar algunos datos genéricos: Reino Unido es el cuarto destino de nuestras exportaciones, habiendo superado los 18.000 millones de euros en 2016. Según algunas informaciones el Gobierno español considera que  el Brexit tendrá un impacto de entre dos y cuatro décimas en el PIB.

Pero también aquí la preocupación es particular en el caso del sector agroalimentario. Tras la industria automovilística –que ya en diciembre de 2016 el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad nos señalaba que en términos interanuales ha sufrido un descenso del 5,6% en sus exportaciones a UK–, con una cifra que en 2015 superó los 3.500 millones de euros, y con una balanza muy positiva, el sector agroalimentario es el segundo en volumen de exportaciones, por cuanto las importaciones apenas superaron los 1.200 millones. Si se observa el Directorio de empresas españolas en el Reino Unido elaborado por el ICEX en 2014, también el sector agroalimentario ocupa un lugar relevante en cuanto al número de empresas. A destacar, dentro del sector, el subsector de las frutas, hortalizas y verduras, que constituyen más de la mitad de nuestras exportaciones.

Relaciones institucionales: La mejor estrategia ¿Qué se debe hacer desde la industria? 

Trabajar con las autoridades. El proceso de dos años de negociaciones que se avecina y la incertidumbre que provoca lo desconocido, exigen de una alianza entre autoridades y organizaciones empresariales en nuestro país. Y cada sector va a velar por lo suyo. Es necesario combinar la firmeza de la UE con la flexibilidad que exigen nuestras relaciones económicas bilaterales. El Presidente del Gobierno señaló recientemente que quiere que el proceso del Brexit se haga “con rapidez, con aproximaciones constructivas y en positivo”.

Las empresas del sector agroalimentario, caracterizadas por una fuerte atomización, han de estar de manera organizada presentes en el debate porque las cifras de negocio lo exigen.Y ello requiere de unas líneas estratégicas, un plan de acción, una continua monitorización y la existencia de canales de diálogo fluidos, bidireccionales. Se hace necesario que el acercamiento entre lo público y lo privado, tan necesario en la construcción de políticas públicas, sea más real que nunca.

Si las relaciones institucionales se han visto siempre como un departamento de coste, lo que ha llevado a muchas empresas a ni siquiera disponer de un departamento específico, el Brexit es una prueba de fuego de su necesidad. Su labor y su quehacer profesional en estos dos próximos años van a afectar directamente a la cuenta de resultados.