INFLUENCIA LEGÍTIMA

El Discurso del Estado de la Unión del Presidente Juncker

Qué esperar de la UE de aquí a mayo de 2018

El discurso anual del Estado de la Unión del Presidente de la Comisión Europea es un momento solemne. A la vuelta del verano, este discurso impartido delante del Parlamento Europeo supone una buena oportunidad para los profesionales de public affairs de dar un paso atrás y coger perspectiva más allá del día a día de los procedimientos legislativos, y confirmar la política de alto nivel que hay detrás de cualquier propuesta regulatoria.

Tras un discurso en 2016 inevitablemente ensombrecido por la decisión de los ciudadanos británicos de abandonar la UE, esta vez Juncker ha dado un discurso deliberadamente optimista: enfatizó la buena situación de la Unión tras 5 años de recuperación económica, con 2 años de crecimiento a mayor ritmo que EE. UU. y la tasa más baja de desempleo desde 2009.Para el Presidente, esto quiere decir que toca ser ambiciosos sobre Europa. En ese sentido, propuso (o respaldó) varias propuestas atrevidas:

La propuesta del Presidente Macron de presentar listas transnacionales para las elecciones al Parlamento Europeo. Ante la emergencia de nuevos movimientos políticos en Europa que han causado una brecha en la tradicional división izquierda-derecha, esta opción dará a esos movimientos la posibilidad de desarrollar una red europea y de consolidar su presencia en el Parlamento Europeo.

Fusionar los roles de Presidente de la Comisión y del Consejo Europeo. Por ahora ambos representan a la UE en foros internacionales, con la consiguiente confusión que eso supone (¿A quién llamo cuando quiero hablar con Europa?)

Crear un nuevo ministerio de Economía y Finanzas. Esto elevaría al comisario europeo de economía y finanzas al rango de vicepresidente de la Comisión y jefe del Eurogrupo.

Aunque el listado detallado de las propuestas concretas está disponible en la carta de intenciones que Juncker envió a los Presidentes del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, el discurso del Estado de la Unión de 2017 señaló las siguientes prioridades de la Comisión Europea:

Comercio – Un paquete de comercio se publicó el mismo día 13. El punto más relevante que Juncker señaló es que a partir de ahora, la Comisión publicará todos los mandatos de negociación para los acuerdos de comercio antes de presentarlos al Consejo. Este gesto pone de relieve la convicción de la Comisión de que en el futuro no puede haber acuerdos de comercio sin legitimidad social, como quedó de manifiesto con el rechazo de ACTA tras las protestas de la sociedad civil, las dificultadas que CETA atravesó y la pérdida de legitimidad de TTIP a los ojos de los ciudadanos por unas negociaciones consideradas demasiado opacas. Otra propuesta que supone un cambio importante de enfoque es el marco europeo para el llamado “control previo a la inversión”, o en otras palabras, instaurar un debate previo a la venta de compañías europeas consideradas estratégicas como puertos, infraestructuras energéticas o compañías de defensa tecnológica a compradores de fuera de la UE.

Una nueva estrategia europea de política industrial para que las industrias europeas se conviertan en líderes mundiales en innovación, de-carbonización y digitalización.

Propuestas para que la UE esté a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático, con objetivos de reducción de emisiones de carbón en transporte terrestre (noviembre 2017).

Una estrategia de ciberseguridad – Un paquete de propuestas en respuesta al hecho de que solo el año pasado, el 80% de las empresas europeas sufrieron algún tipo de incidente de ciberseguridad.

Otros anuncios importantes incluyen:

Apoyo total a las vacunas: Juncker afirmó que es inaceptable que en Europa mueran niños de enfermedades que deberían haber sido erradicadas hace tiempo. Añadió que los niños de Italia o Rumanía deberían tener el mismo acceso a la vacuna contra el sarampión que cualquier otro niño en Europa y puso de manifiesto su apoyo total a los planes nacionales de vacunación.

Propuestas para adaptar el presupuesto europeo a nuevas ambiciones (mayo 2018).

Cambio en las votaciones del Consejo de unanimidad a mayoría cualificada en áreas como el IVA, la fiscalidad de la economía digital y la tasa a las transacciones financieras. Según Juncker este cambio podría hacerse sin necesidad de modificar los Tratados.

¿Parece mucho? Por si fuera poco, el Presidente Juncker añadió que todas estas propuestas se presentarán de aquí a mayo de 2018, para que haya tiempo de adoptarlas antes de que los líderes europeos se centren en las elecciones de mayo de 2019. ¡Hay mucho trabajo por delante!