INFLUENCIA LEGÍTIMA

Y… ¿por qué es importante la composición de la Mesa del Congreso?

¿Qué ocurrirá en el Congreso de los Diputados y en el Senado?

Composición de la mesa del congreso

  • Presidente del Congreso: Patxi López (Partido Socialista Obrero Español)
  • Vicepresidenta Primera: Celia Villalobos (Partido Popular)
  • Vicepresidenta Segunda: Micaela Navarro (Partido Socialista Obrero Español)
  • Vicepresidenta Tercera: Gloria Elizo (Podemos)
  • Vicepresidenta Cuarta: Rosa Romero (Partido Popular)
  • Secretaria Primera: Alicia Sánchez (Partido Popular)
  • Secretario Segundo: Jose Ignacio (Ciudadanos)
  • Secretario Tercero: Patricia Reyes (Ciudadanos)
  • Secretario Cuarto: Marcelo Espósito Prieto (Barcelona En Comú)

 

Y… ¿por qué es importante la composición de la Mesa del Congreso?

 

Decíamos hace un par de días que la composición de la Mesa de la Cámara Baja habitualmente –no siempre-  viene marcada por la existencia de pactos políticos. La votación en la sesión constitutiva que ha tenido lugar en el día de hoy así lo ha reflejado, dando lugar a que Diputados de determinados partidos políticos (que no de Grupos Parlamentarios, que todavía no se han constituido) hayan votado en favor de candidatos presentados por otras formaciones.

Hemiciclo Congreso Diputados

Hemiciclo del Congreso de los Diputados en 2016 – vía ElMundo

La Mesa es el órgano de gobierno de la Cámara y consiguientemente goza de una importancia que va mucho más allá de la institucional propiamente dicha. Pensemos que entre las funciones que le atribuye el Reglamento del Congreso de los Diputados existen tres de particular relevancia.

  • La primera es la de calificar, con arreglo al Reglamento, los escritos y documentos de índole parlamentaria, así como declarar la admisibilidad o inadmisibilidad de los mismos. Por tanto, la Mesa puede inadmitir, dentro lógicamente de los márgenes que le otorga el ordenamiento, una pregunta parlamentaria o una enmienda a un proyecto de ley…cuestiones todas ellas que se han dado en muchas ocasiones a lo largo de las últimas décadas.
  • En segundo lugar, le corresponde decidir la tramitación de todos los escritos y documentos de índole parlamentaria, de nuevo, de acuerdo con las normas establecidas en el Reglamento, decidiendo por ejemplo que una comparecencia concreta tenga lugar en una comisión o en otra, lo que puede tener su trascendencia política.
  • Por último, le corresponde también, como cláusula de naturaleza general, adoptar cuantas decisiones y medidas requieran la organización del trabajo y el régimen y gobierno interiores de la Cámara; esto es, decisiones de naturaleza contractual, de personal, de distribución de espacios…incluyendo también el lugar que van a ocupar los diferentes Grupos Parlamentarios, que no los Diputados propiamente dichos, en el Hemiciclo. Y, en fin, muchas otras decisiones como la prórroga o reducción de plazos, cuestión que trasciende, con mucho, la vertiente puramente procedimental.

Probablemente en los próximos días vamos a observar algunas de sus primeras decisiones de particular relevancia, caso por ejemplo de la composición de las comisiones que se vayan a constituir, respetando la proporcionalidad y teniendo en cuenta el criterio de la Junta de Portavoces, el otro órgano clave en el funcionamiento del Congreso.

Pero quizá la decisión de mayor importancia o repercusión pública sea la concerniente a los Grupos Parlamentarios. En el plazo de cinco días desde la sesión constitutiva, los Diputados que deseen formar un Grupo Parlamentario deberán dirigir un escrito a la Mesa manifestando su voluntad de hacerlo. La farragosa y compleja redacción del Reglamento del Congreso, los precedentes parlamentarios (para todos los gustos…) y el margen de discrecionalidad que la jurisprudencia constitucional ha dado a la Mesa a la hora de admitir o no la constitución de un Grupo Parlamentario, conllevará probablemente que la polémica esté servida…pero sobre esto ya escribiremos otro día.

El 13 de enero, una fecha clave

¿Qué ocurrirá en el Congreso de los Diputados y en el Senado?

Al margen de las intensas negociaciones políticas que responden a la lógica del resultado electoral, el próximo 13 de enero de 2016 se visualizará institucionalmente la existencia o no de pactos. El motivo es que esa es la fecha de celebración de las sesiones constitutivas en el Congreso de los Diputados y del Senado, tal y como estableció el Real Decreto 977/2015, de 26 de octubre, de disolución del Congreso de los Diputados y del Senado y de convocatoria de elecciones.

Congreso de los Diputados

Foto: Congreso de los Diputados, Madrid, España

¿Qué ocurrirá ese día? En el caso del Congreso de los Diputados asumirá la Presidencia de dicha sesión el Diputado electo de mayor edad de los presentes, acompañado de dos secretarios, que serán por el contrario los dos más jóvenes. El Presidente abrirá la sesión y dará la palabra a uno de los secretarios para que a su vez dé lectura al referido Real Decreto de convocatoria, a la relación de diputados electos y los recursos contencioso-electorales interpuestos, con indicación de los diputados electos que pudieran quedar afectados por la resolución de los mismos.

El paso siguiente será la elección de los miembros de la Mesa del Congreso. Aquí es donde se visualizará institucionalmente los posibles pactos existentes. ¿Por qué? Porque ha sido práctica habitual en anteriores Legislaturas la existencia de pactos políticos para ocupar los nueve puestos de la Mesa (la Presidencia, las cuatro Vicepresidencias y las cuatro Secretarías); incluso en determinadas ocasiones incluyendo en el pacto también los siete puestos a cubrir en el caso del Senado (donde solamente hay dos Vicepresidencias). Las votaciones son nominales, escribiendo un solo nombre en cada una de las candidaturas. En el caso de la elección del Presidente resulta elegido el que obtenga la mayoría absoluta en una primera votación, y si no basta la mayoría simple. En el caso de los cuatro Vicepresidentes se eligen simultáneamente, resultando elegidos, por orden sucesivo, los cuatro que obtengan mayor número de votos. Del mismo modo se elige a los cuatro Secretarios. En caso de que haya de pactos políticos, observaremos cómo diputados de un determinado partido votan a candidatos de otras fuerzas políticas. Si no es así, lo previsible es que cada uno vote al suyo. Si es esta última la opción que se da, la aritmética parlamentaria nos daría que PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos tendrían un vicepresidente y un secretario cada uno. En el caso de la Presidencia habrá que esperar a esa segunda votación…

En el caso del Senado, y como curiosidad, hay una mayor solemnidad por cuanto existe la institución de la Junta Preparatoria. Esta es presidida por el Senador que primero haya presentado la credencial. Durante dicho acto el letrado mayor lee la convocatoria de la Cámara, la lista de Senadores por orden de presentación de credenciales, y dará cuenta, si las hay, de las impugnaciones presentadas contra la proclamación de Senadores. A continuación se constituye también, al igual que en el Congreso, la Mesa de edad. En este caso será presidida por el Senador presente de mayor edad, acompañado de cuatro secretarios, que serán los más jóvenes. Las votaciones son idénticas a las previstas en el caso del Congreso, con la citada salvedad de que hay solamente dos vicepresidencias y de que en el caso de los cuatro secretarios se incluyen en cada papeleta de votación dos nombres. Si hay pactos de nuevo, veremos cómo Senadores votan a miembros de otros partidos políticos. Si no los hay, tendremos, vistos los resultados electorales, un PP con la Presidencia, la Vicepresidencia Primera y dos Secretarías (mayoría absoluta en la Mesa); correspondiendo al PSOE la segunda Vicepresidencia y las Secretarías Tercera y Cuarta.

Otro día hablamos de la importancia de las Mesas y el papel que juegan….