INFLUENCIA LEGÍTIMA

La influencia en Internet

Nuevas herramientas de influencia en el entorno online

El pasado 25 de julio Adecco publicaba la XII edición de la encuesta “¿Qué quieres ser de mayor?”, y entre los resultados aunque siguen apareciendo los clásicos (policía, profesora, futbolista, etc) se cuelan nuevas profesiones como los YouTubers que, aunque a nosotros nos puedan parecer tendencia, para ellos ya es una realidad y una opción de vida.

Pero, ¿qué es en realidad un YouTuber? ¿Qué es un influencer? ¿Qué hace que el contenido de estos vídeos o posts se vuelva viral? Cómo ya comentaba en un artículo anterior, se trata de conectar con la audiencia a través de las emociones, para que tus seguidores compartan tu contenido con otro círculo similar que pueda empatizar de la misma manera con el vídeo, y éste se vuelva viral.

Estos famosos digitales cuentan con millones de seguidores en sus redes sociales.

  • En temas de videojuegos destacamos a “El Rubius”, cuyas cifras asustan: 7,28 millones de seguidores en Twitter, más de 20,4 millones de seguidores en YouTube y 4,2 millones en Instagram, 3 libros publicados, apariciones en películas como Torrente 5 o entrevistas en televisión.
  • Si nos vamos al mundo de la moda, una gallega, Alexandra Pereira con su blog “Lovely Pepa” con el que lleva marcando estilo desde 2009 es una de las influencers más importantes del panorama internacional. También con entrevistas en televisión, con 73,4 millones de seguidores en Twitter, 1,2 millones en Instagram, y más de 39.000 suscriptores en su canal de YouTube que ha inaugurado hace menos de seis meses.

Millones de personas que han decidido libremente seguirles, no para beneficiarse de una promoción o un descuento en una tienda sino porque su contenido les resulta interesante, útil y enriquecedor. Podemos definir a los influencers como aquellas personas que tiene gran presencia y credibilidad en las redes sociales, y que tienen tanta influencia entre sus seguidores, suscriptores, lectores, etc. que se convierten en prescriptores. Es decir, se convierten en dueños de una base de datos completamente segmentada por gustos, aficiones, estilos de vida, variables geográficas y demográficas. Y es este apoyo incondicional de sus fans lo que les hace ser atractivos para las empresas.

El último Estudio de Inversión Publicitaria en Medios Digitales publicado por IAB, muestra que en el primer semestre de 2016 se han invertido más de 754 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 24,4% respecto al mismo periodo del año anterior. Además, el Global Trust Advertising de 2015 muestra que el 83% de los consumidores confía plenamente en las recomendaciones de amigos y familiares, y otro 66% afirma que confía en las opiniones que otros usuarios publican online.

Así los influencers se convierten en una herramienta clave en las estrategias de marketing tanto online como offline para las empresas. Dulceida, otra de las blogueras más influyentes del panorama español, comentaba en una entrevista cómo unos zapatos que mostró en una de sus fotos de Instagram se agotaron en menos de dos días.

Y aunque la inversión en este tipo de marketing no es barata (algunos influencers llegan a cobrar entre 5.000 y 20.000 euros por asistir a un evento, o escribir un post sobre un determinado producto) el retorno vale la pena.

¿Serán nuestros hijos futuros influencers? Sólo el tiempo lo dirá.