INFLUENCIA LEGÍTIMA

Las tres claves para abordar una política turística sostenible

III Desayuno Ejecutivo organizado por Vinces

España recibió en 2015 más de 68 millones de turistas internacionales, lo que supone un incremento del 4,9% respecto al ejercicio anterior y un nuevo máximo histórico. Asimismo, según los datos publicados recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), durante  los  cuatro  primeros  meses  de  2016  el  gasto  total  de los turistas aumenta  un  6,4%  respecto  al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 17.900 millones de euros. Sin embargo, estos datos se ven ensombrecidos por las externalidades negativas que se atribuyen a la afluencia de turistas en algunas ciudades.

Para reflexionar sobre estas cuestiones y aportar soluciones al sector, Vinces invitó el pasado 23 de mayo a altos directivos, así como a responsables de Relaciones Institucionales y de Comunicación, de las principales empresas y asociaciones del sector, pertenecientes al ámbito del transporte, comercio y alojamiento, para conocer de primera mano sus preocupaciones.

Durante el debate se identificaron tres claves para abordar con garantías una política turística sostenible:

  1. Desarrollar una estrategia a largo plazo para el sector turístico

Durante el desayuno se expresó la necesidad de definir una estrategia política a largo plazo para el sector turístico, que defina el modelo turístico que queremos para las ciudades españolas. Una estrategia que cuente con el liderazgo de la industria turística, el compromiso de los poderes públicos y la participación de la sociedad civil.

En el debate se puso de manifiesto que una de las dificultades para elaborar esa estrategia es la falta de una voz única en el sector turístico que lidere las conversaciones, lo que supone un reto debido a la existencia de una alta competitividad entre muchas de las empresas.

Se debe mejorar la articulación del sector para poder comenzar un diálogo transparente con las autoridades públicas que no esté condicionado por el partido político que gobierne, sino centrado en avanzar por los intereses comunes del sector y la sociedad española en general.

  1. Afrontar el reto de la fragmentación institucional

A lo largo del encuentro surgió en diversas ocasiones la problemática de la sobrerregulación y de la fragmentación política existente en España. Como botón de muestra, y fruto del seguimiento de la actividad parlamentaria y de los acuerdos ejecutivos que en Vinces realizamos a través de nuestra herramienta POLIRAMA, detectamos como, sólo analizando los meses de marzo, abril y mayo, se han tramitado casi una veintena de iniciativas parlamentarias focalizadas específicamente en el turismo sostenible o en la evaluación del impacto que el turismo puede tener en zonas donde la afluencia es elevada.

Además de iniciativas parlamentarias, nos encontramos que los Gobiernos regionales y locales también están adoptando medidas relativas a la necesidad de conciliar el turismo con el desarrollo sostenible de las ciudades.

Por tanto, vemos como las empresas están expuestas a impactos regulatorios tanto a nivel nacional como autonómico y local, cuyo seguimiento resulta muy complicado. Corresponde a todos los agentes del sector, tano del ámbito público como privado, trabajar por una mayor coordinación de las políticas turísticas que permita un desarrollo armonizado del marco regulatorio y un crecimiento ordenado y sostenible del sector.

  1. Construir la legitimidad social del turismo escuchando a la sociedad civil

Las empresas han de centrarse en escuchar más y mejor a la sociedad a través del desarrollo de estructuras estables de participación, tanto a nivel propio como a través de las patronales y asociaciones empresariales. Para ello, se debe dejar de tener una visión cortoplacista y mirar a largo plazo, tomando en consideración los intereses de la sociedad, y empezando por los propios clientes y empleados, quienes pueden convertirse en los primeros prescriptores del turismo.

Con este análisis ha quedado claro que los deberes de las empresas del sector pasan por:

  • Identificar quiénes son los actores sociales más relevantes en el ecosistema del turismo y qué grado de influencia tienen, incluyendo asociaciones empresariales y de consumidores; fundaciones y ONGs; think tanks; escuelas de negocios y demás influencers y líderes de opinión.
  • Mejorar las vías de acceso a la información relevante que mueven estos actores a través de la participación activa, la actividad en redes sociales y el big data.

En definitiva, el sector tiene que unirse e involucrar a la sociedad civil en el debate sobre el modelo turístico, de forma que se pueda recoger información y conocimiento que sirva de base para la formulación de propuestas al gobierno, y establecer así conjuntamente una visión estratégica para el turismo fundamentada en datos y en la participación social.