INFLUENCIA LEGÍTIMA

El gabinete de Trump toma forma rodeado de incógnitas

Trump ya tiene a sus colaboradores más cercanos, pero siguen las dudas sobre su presidencia

El Presidente electo Donald Trump ha nombrado en las últimas semanas a los responsables de las carteras más importantes de su gobierno. Este equipo formará, según muchos expertos, el gabinete más conservador de la historia americana moderna. De lo que no cabe duda es que su perfil es heterodoxo e inusual, con varios miembros sin experiencia política y a los que hubiera costado imaginar en esos puestos si hubiera ganado las elecciones un candidato al uso.

Por un lado, Trump ha optado por algunos perfiles políticos como el Senador por Alabama, Jeff Sessions, y el Fiscal General de Oklahoma, Scott Pruitt, como cabezas del Departamento de Justicia y de la Agencia de Protección Ambiental respectivamente. Asimismo, también ha nombrado a Rick Perry, ex-gobernador de Texas y candidato en 2012 a la nominación republicana para las presidenciales, como jefe del Departamento de Energía, una agencia que el mismo Perry abogaba por eliminar en su programa electoral.

Por otra parte, Trump ha apostado por personas con escasa o nula trayectoria política, pero con un currículum exitoso en el ámbito empresarial o militar. El más importante de ellos es Rex Tillerson, presidente de la petrolera Exxon Mobil, que será el encargado de la Secretaría de Estado. Su nombre se ha impuesto al de otros como Mitt Romney, Rudy Giuliani o David Petraeus, perfiles más ligados al establishment republicano tradicional.

Steven Mnuchin, director financiero de la campaña de Trump y ex-socio de Goldman Sachs, será el nuevo Secretario del Tesoro y Betsy DeVos, una activista adinerada del Partido Republicano de Michigan, tomará las riendas del área de educación. Ben Carson, neurocirujano que se dio a conocer públicamente al concurrir a las primarias republicanas, estará al frente del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

Trump ha nombrado también a dos generales retirados, James Mattis (conocido como “Perro Loco”) y John Kelly, para encabezar los departamentos de Defensa y de Seguridad Nacional, lo que, para algunos, pone en juego la separación entre el poder político y el mando militar.

En relación con el futuro equipo que escoltará a Trump durante su mandato resulta preciso mencionar que seis de sus nominados (o sus familiares) donaron casi 12 millones de dólares a la campaña de Trump o al partido republicano, según un análisis del Washington Post. Entre ellos destaca Linda McMahon, cofundadora de la franquicia de lucha libre WWE, que aportó 7,5 millones y ahora será la responsable de la agencia encargada del apoyo y financiación a las pequeñas empresas.

Hasta el momento Trump ha anunciado 22 nombramientos y quedan otros 667 cargos del Ejecutivo y de agencias gubernamentales por completar. Todos ellos requieren confirmación por parte del Senado, que sigue dominado por los republicanos con un estrecho margen. Es posible que Trump encuentre algunos problemas entre los republicanos más centristas para sacar adelante algunas de sus opciones, pero el magnate cuenta sin duda con el apoyo de la vertiente más conservadora del partido y, lo que es más importante, con la inercia y la fuerza política necesarias tras su sorprendente triunfo en noviembre, algo que ayudará a doblegar la opinión de aquellos compañeros de partido más reacios.

La forma en la que los nombramientos de Trump pasen por el Senado contribuirá a resolver una de las principales dudas que todavía existen sobre su presidencia: cómo será su relación con el Congreso. Trump tuvo en el pasado encontronazos con algunos representantes republicanos, y pese a que ahora todos los líderes se están esforzando por crear un frente común, está por ver cómo resolverán sus diferencias el presidente y los congresistas en los próximos años de legislatura.

Esta incertidumbre se suma a otras incógnitas relevantes que van a marcar el devenir de la presidencia de Trump. En primer lugar, ¿cómo reaccionará ante una crisis? La campaña electoral ha demostrado que el carácter de Trump es impredecible y se le ha acusado de no estar capacitado para ser presidente. Estas palabras se pondrán a prueba cuando Trump tenga que enfrentarse a las crisis que surjan una vez esté al mando del país.

En segundo lugar, y después de más de un mes de las elecciones, todavía no está claro su orden de prioridades para la agenda política de gobierno. Ha llegado el momento de poner negro sobre blanco la forma en la que Trump piensa hacer realidad su lema de campaña y volver a hacer grande a América (“Make American Great Again”). Sin embargo, no hay muchas pistas sobre por dónde pretende empezar ni si sus primeras medidas estarán referidas a Obamacare, inmigración, reforma fiscal, libre comercio, o a otro tema distinto.

Por último, resulta preciso saber cuánto le durará a Trump el capital político acumulado con su victoria electoral. Su éxito contra pronóstico le otorga un empuje y autoridad significativos, pero hay que tener en cuenta que Trump perdió el voto popular por un margen sustancial (casi tres millones de votos) y que empieza su mandato con un índice de aprobación del 41%, una cifra muy baja para un presidente entrante y que está muy lejos por ejemplo del 72% que tenía Obama en 2008.

En definitiva, Trump ya está conformando su equipo de colaboradores más cercanos, pero sigue habiendo incógnitas importantes, sobre todo relacionadas con la forma que él tendrá de desenvolverse como presidente. A partir del 20 de enero iremos obteniendo más respuestas.

TI España presenta el Índice INCAU 2016

16/12/2016

Transparencia Internacional España presenta el Índice INCAU 2016

Transparencia Internacional España presenta el Índice INCAU 2016

El próximo viernes, 16 de diciembre, a las 11.30h en la Fundación Ortega y Gasset-Marañon Transparencia Internacional España presenta los Resultados de la 4ª Edición del Indice de Transparencia de las Comunidades Autónomas (INCAU) 2016, así como las Propuestas de Buenas prácticas y prevención de la corrupción en el Sector financiero.

El Acto estará presidido por D. Jesús Lizcaino, Presidente de Transparencia Internacional España y Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, y contará además con la presencia de D. Manuel Villoria, D. Jesús Sánchez Lambás, Dña. Elena Herrero-Beaumont, todos ellos Miembros del Comité Ejecutivo de Transparencia Internacional España.



  • Índice INCAU 2016
  • Integridad del Sector financiero
  • Otros datos de interés

Avalancha de subcomisiones en el Congreso

Pero ¿qué es una subcomisión?

Desde que se pusiera en marcha la presente Legislatura han sido muchas las iniciativas registradas para la creación de subcomisiones en el Congreso de los Diputados. En concreto, en el momento de escribir estas líneas, había registradas 28 solicitudes de creación de subcomisiones. Algunas de las solicitudes afectan a temas nucleares, como por ejemplo nuestro sistema educativo, la reforma electoral, la violencia de género o la sostenibilidad del sistema de dependencia.

Pero ¿qué es una subcomisión? Una subcomisión es un órgano que, con carácter general, desempeña tareas de estudio y análisis de una materia y cuyos trabajos concluyen con la elaboración de un informe que puede ser debatido, además de por la Comisión en cuyo seno se ha constituido la subcomisión, por el Pleno de la Cámara.

Se trata de un órgano de trabajo sumamente útil y un ejemplo sin duda de colaboración público-privada en un marco institucional. De hecho, lo habitual es que participen todos los stakeholders que se puedan ver afectados por la materia objeto de estudio (Administración en sus diferentes niveles, industria afectada, organizaciones empresariales, grupos sociales relacionados, expertos académicos…etc). Además, no es infrecuente que, aunque no se tenga la condición de compareciente, se pueda hacer llegar documentación de interés a la subcomisión para su reparto entre los miembros.

Fundamentalmente es un instrumento de colaboración entre el Parlamento, el Ejecutivo y los actores empresariales y sociales. Permite la adquisición de un conocimiento por parte de los parlamentarios; contribuye a su potencial especialización en la materia; abre unos canales de diálogo fluidos entre el sector privado, la academia y las instituciones; favorece un clima de consenso político por la informalidad, que no falta de seriedad, de sus trabajos; permite profundizar sosegadamente en aspectos en los que la celeridad procedimental de los procesos normativos a veces no deja; es una vía de participación de los grupos de interés por un cauce institucionalizado; y, lo que es más importante, contribuye a la realización del interés general.

Suelen concluir con la aprobación de un informe en el que se recogen de manera resumida las contribuciones de los comparecientes, así como las recomendaciones que, principalmente, van dirigidas a los poderes públicos, aunque también es habitual la introducción de elementos propios de la colaboración público-privada.

En una época en la que hay una creciente demanda de participación de la sociedad en la elaboración de políticas públicas, en los procedimientos normativos y, en definitiva, en el debate político en cuanto que ciencia destinada a la satisfacción del bien común, la subcomisión se presenta, bien utilizada, como un órgano sumamente útil.

Cierto es que necesariamente se ha de guardar un equilibrio por cuanto no puede constituir el órgano ordinario de trabajo del parlamento. Son las comisiones y el pleno los órganos naturales y, consiguientemente, el número de subcomisiones en funcionamiento de manera paralela ha de ser razonable y equilibrado. A ello se añade que el trabajo de las subcomisiones ha de ser constante y riguroso para llegar a conclusiones concretas, con objetivos asequibles y evitar en definitiva que su presencia se eternice. Otra forma de funcionar sería dar la razón a Napoleón: “Si quieres que algo se haga, encárgaselo a una persona; si quieres que algo no se haga, encárgaselo a un comisión”.

Los tentáculos de Goldman Sachs

Elena Herrero-Beaumont, socia de Vinces, se pronuncia en La Vanguardia

Los tentáculos de Goldman Sachs

Elena Herrero-Beaumont, socia de Vinces, se pronuncia sobre el término “puertas giratorias” en La Vanguardia.



La VanguardiaEs cierto que las puertas giratorias pueden suponer algún conflicto de intereses. Cabe recordar que en 1994, Robert Rubin, exdirectivo de la entidad (Goldman Sachs), cuando fue nombrado secretario del Tesoro en EE.UU., envió una carta a los antiguos clientes del banco en la que decía textualmente: “espero seguir trabajando con usted desde mi nuevo puesto”.

“Yo creo que estas prácticas no son negativas. Tiene que haber talento en la administración pública procedente del mundo privado para que regule mejor el mundo de la empresa”, matiza Elena.

“Para ello, son necesarios periodos de incompatibilidad de dos años, además asegurarse de que las áreas de actividad no coincidan. También sería deseable que la persona se desprendiera de sus participaciones empresariales y que el órgano público no escogiera cargos sólo del mismo banco”, opina.

Leer artículo completo

¿Le tiene que hacer caso el Gobierno al Parlamento y el Parlamento al Gobierno?

Cuatro aclaraciones jurídicas para entender lo que está pasando

En estas últimas fechas se está produciendo un debate sobre si el Gobierno, que está en minoría, debe “obedecer” al Parlamento. Anteayer, en la sesión de control del Congreso de los Diputados, se produjo este diálogo:

– El diputado Pablo Iglesias preguntó: ¿Cómo piensa el Gobierno ejecutar las decisiones del poder legislativo?

– El Presidente del Gobierno respondió: Pensamos aplicar las que sean obligatorias

Desde el Departamento de Regulación de Vinces te damos las claves para entender este debate que va más allá de lo político y que tiene una fuerte repercusión jurídica

 

Primera aclaración: terminológica

En primer lugar, hay que distinguir las proposiciones NO de ley, de las proposiciones de ley. Las primeras, aunque las apruebe el Congreso de los Diputados, sea en el Pleno sea en una Comisión, no son jurídicamente vinculantes, sino instrumentos de orientación política.

Distinta es la cuestión en el caso de las proposiciones de ley, que es como se denomina cualquier iniciativa legislativa de origen no gubernamental.

Segunda aclaración: lo que puede hacer el Gobierno ante la iniciativa legislativa del Parlamento.

La tramitación de una proposición de ley puede encontrase con una importante barrera: el Gobierno se puede oponer a su tramitación si considera y motiva que supone un incremento de gasto o una disminución de ingresos. ¿por qué?

Desde el punto de vista formal porque el artículo 134.6 de la Constitución dice: Toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá la conformidad del Gobierno para su tramitación.

De hecho, también desde el punto de vista formal, el Reglamento del Congreso dice en su artículo 126.2: “Ejercitada la iniciativa, la Mesa del Congreso ordenará la publicación de la proposición de ley y su remisión al Gobierno para que manifieste su criterio respecto a la toma en consideración, así como su conformidad o no a la tramitación si implicara aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios”

Desde el punto de vista material, se trata de una facultad lógica, por cuanto permitir una iniciativa legislativa de esa naturaleza implicaría un subrepticio para modificar los Presupuestos Generales del Estado.

Tercera aclaración: y entonces ¿qué está pasando?

Teóricamente si el Gobierno se opone a la tramitación, la iniciativa se ve paralizada. Sin embargo, nos podemos encontrar con que el Congreso, y más concretamente su Mesa (en la que el Partido Popular está en minoría) no esté de acuerdo con la motivación del Gobierno y decida continuar con la tramitación. De hecho, ya lo ha hecho por ejemplo con la Proposición de ley sobre la suspensión del calendario de la implantación de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

El Gobierno se opuso a su tramitación con base en un informe en el que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte cuantificaba en cerca de 615 millones de euros la pérdida de ingresos procedentes de fondos comunitarios y unas obligaciones de gasto no previstas de igual cuantía. La Mesa del Congreso rechazó esta oposición del Gobierno…y la iniciativa sigue su tramitación.

Cuarta aclaración y un poco de especulación: y entonces ¿qué va a pasar?

Aquí tenemos ya alguna certeza y muchos futuribles. La primera certeza es que el Gobierno ha seguido insistiendo. Para muestra un botón. El Consejo de Ministros, en su reunión de 18 de noviembre, ha solicitado de la Mesa del Congreso que reconsidere su decisión. La segunda certeza es que el Gobierno ya ha dicho que, en función de la respuesta del Congreso, podría darse inicio a un conflicto entre órganos constitucionales ante el Tribunal Constitucional. El futurible es que no sabemos todavía lo que en su caso decidirá el Tribunal Constitucional.

Conclusión

Estamos ante uno de los grandes debates de la Legislatura. ¿Supone esto que los partidos de la oposición, mediante la aprobación de leyes, van a poder gobernar desde el Parlamento? En la práctica, desde el punto de vista político es complejo; y desde el punto de vista jurídico…el debate está abierto.

Hablemos de desigualdad

Ethic celebra su 5º Aniversario

 

Hablemos de desigualdad

Elena Herrero-Beaumont, Consejera Editorial de Ethic y Socia de Vinces, modera el debate sobre el déficit de igualdad desde un punto de vista ético, económico, filosófico y educacional.


Ethic

Emilio Ontiveros, Adela Cortina, Ignacio Torreblanca y José Antonio Marina exponen sus puntos de vista sobre la problemática más actual.

Ethic celebra su quinto aniversario debatiendo sobre un tema clave: el déficit de igualdad desde un punto de vista ético, económico, filosófico y educacional. José Antonio Marina, Emilio Ontiveros, Adela Cortina y José Ignacio Torreblanca analizaron la problemática más actual en el debate organizado por esta revista.

En estos cinco años, Ethic ha contado muchas cosas. Pero hay un tema troncal que sobrevuela, cuando no incide en profundidad, en cada uno de sus artículos, reportajes, entrevistas y columnas de opinión: la igualdad de oportunidades. No como un hecho -tristemente-, sino como un objetivo, necesario, a alcanzar. Esta es la línea editorial que define a la revista. El camino hacia un mundo sostenible pasa, necesariamente, por desterrar desigualdades.

Leer artículo completo